Pensión de alimentos y mascotas

Pensión de alimentos y mascotas: la AP de Pontevedra valida un pago mensual de 40 euros para cubrir sus gastos

Hace ya más de dos años que hablamos en nuestro blog acerca de la custodia de mascotas, una cuestión sobre la que ya se había pronunciado en numerosas ocasiones la jurisprudencia desde mucho antes, y que terminó desembocando en una reforma del Código Civil que analizamos con detalle.

A partir de esta reforma pasó a considerarse a los animales de compañía como seres sintientes, y no como meras cosas, generándose así con mayor claridad un derecho a que, en el marco de los procedimientos de divorcio o separación en Derecho de Familia, la custodia de las mascotas sea un punto más a tratar, al igual que lo es la custodia de los niños.

Pero, ¿qué ocurre con las prestaciones económicas en favor de animales? ¿Es posible aprobar una pensión de alimentos a favor de una mascota?

Pensión de alimentos y mascotas: ¿es posible?

Según la Audiencia Provincial de Pontevedra, la respuesta es positiva. En una reciente sentencia, dictada el 3 de noviembre del pasado 2023, el Tribunal confirma la decisión adoptada previamente por el Juzgado de Primera Instancia nº 15 de Vigo, especializado en Derecho de Familia.

En esta primera sentencia se resolvió una demanda de divorcio y se decretó, dentro de la regularización de las relaciones familiares, que la mascota del matrimonio se quedaría al cuidado de la mujer y que se abonarían por la mitad los gastos extraordinarios y de veterinario.

Además, la misma sentencia fijó, en cuanto a los gastos ordinarios de la mascota, que el exmarido contribuiría al gasto del animal con “la suma de 40 euros al mes, pagaderos en los cinco primeros días de cada mes y actualizable anualmente conforme al IPC.”

En la resolución, además de declarar disuelto el matrimonio por divorcio y fijar esa pensión mensual para el perro, se estableció un sistema de patria potestad y custodia compartida para los dos hijos de los litigantes, junto a una pensión de alimentos para los menores.

El recurso contra esta primera sentencia fue interpuesto por la exmujer, solicitando la custodia exclusiva de los hijos y un incremento de la pensión de alimentos a favor de ellos. Sin embargo, este recurso fue desestimado por la Audiencia Provincial de Pontevedra, que confirma la decisión del Juzgado de Primera Instancia en todos sus términos. En realidad, ninguna de las partes se opuso a lo acordado en primera instancia en materia de custodia y gastos asociados a la mascota, por lo que la AP no tuvo que pronunciarse sobre este punto.

No es la primera sentencia en pronunciarse en este sentido: el pasado mes de marzo de 2023 la Audiencia Provincial de León estimó el recurso interpuesto por una mujer contra su sentencia de divorcio, en el que advertía que la sentencia recurrida no decía nada sobre las mascotas que tenía con su pareja, con quien había creado en su día una asociación para rescatar animales abandonados y había llegado a juntar tres perros y siete gatos.

El hombre no mostraba interés en quedarse con los animales y la mujer le pedía 500 euros mensuales para su cuidado, pero la Audiencia rebajó considerablemente sus pretensiones porque las facturas que entregó no llegaban a esa suma. Tampoco presentó un informe pericial sobre el coste aproximado que supone el cuidado de cada mascota. Por ello, el Tribunal fijó que la contribución del hombre debía limitarse a 20 euros por animal, es decir, 200 euros al mes.

Hay que decir que la propia reforma del Código Civil permite la fijación de pensiones de alimentos a favor de mascotas cuando indica que el convenio regulador del divorcio o la separación deberá hacer referencia, siempre que sea pertinente, al “destino de los animales de compañía, en caso de que existan, teniendo en cuenta el interés de los miembros de la familia y el bienestar del animal; el reparto de los tiempos de convivencia y cuidado si fuere necesario, así como las cargas asociadas al cuidado del animal.”

Esto resulta lógico teniendo en cuenta que, junto a la propia custodia, es necesario resolver acerca de las cuestiones económicas relacionadas con los cuidados del animal: una cosa no puede entenderse sin la otra, tratándose de dos extremos distintos relacionados con el bienestar de la mascota.

La mejor solución: un acuerdo amistoso sobre la custodia y la pensión de alimentos de la mascota

De la misma forma que ocurre con los hijos, actualmente podemos llegar a un acuerdo amistoso entre ambas partes para evitar pasar por los tribunales. También es posible pactar en el convenio regulador del divorcio o separación de qué forma funcionará la custodia de la mascota, así como el reparto de gastos, evitando un conflicto abierto ante el juez que podría complicar las cosas. En caso de acuerdo, ambas partes pueden asistirse por el mismo abogado y alcanzar una solución que se adapte a los deseos de cada uno.

Cuando ello no sea posible y tengamos que optar por un divorcio contencioso o una separación contenciosa, cada uno de los miembros de la pareja deberá defender su postura, contando con la ayuda de un abogado, y esperar a la decisión judicial.

Es importante tener en cuenta que, cuando hay niños, el destino de la mascota suele ir parejo al de los menores. Por ejemplo, la Audiencia Provincial de Madrid negó en marzo de 2023 a una mujer la custodia exclusiva de su mascota en un caso de custodia compartida de los hijos.  Según los jueces, ”entendemos que el animal es de toda la unidad familiar, y su bienestar pasa por que esté con los menores, y en consecuencia con cada una de las partes litigantes, en los periodos que les corresponda estar con sus hijos”.

Si necesitas ayuda en cualquier caso relacionado con guarda y custodia de mascotas, así como en pensión de alimentos de mascotas o reparto de gastos en general, ponte en contacto con nuestro equipo de abogadas de familia.