Entrevista Elena Crespo Opinacat aumento divorcios en verano

¿Por qué aumentan los divorcios en verano? Hablamos de ello en OpinaCat

El aumento de las temperaturas, el clima mediterráneo, las tentaciones del verano, la mayor variedad de planes y de gente a nuestro alrededor… Estas son algunas de las causas que los ciudadanos mencionan cuando se les pregunta acerca de cuáles son los motivos del aumento de divorcios en verano. Para hablar sobre ello, he tenido el placer de volver a participar en el programa OpinaCat de 8TV, compartiendo nuestra experiencia desde Crespo Law.

¿Por qué aumentan los divorcios en verano?

No cabe duda de que los divorcios aumentan tras los periodos de vacaciones. De hecho, desde nuestro despacho venimos constatando un incremento importante de los casos de divorcio y separación tras las vacaciones de verano. Esto significa que durante el mes de septiembre recibimos numerosas consultas que terminan en una ruptura de la pareja, ya sea de forma temporal o definitiva.

Nuestra opinión es que los motivos son más complejos que los mencionados anteriormente: en general, las personas tardan mucho tiempo en dar el paso de separarse o divorciarse, tratándose de una decisión muy meditada que tan solo llega cuando ya se han hecho todos los esfuerzos y se ha tenido toda la paciencia posible.

En otras palabras, no podemos hablar de frivolidad en la toma de este tipo de decisión, mucho menos en aquellos casos en los que existen vínculos fuertes de tipo económico y patrimonial, así como familiar. Compartir hipoteca y descendencia hace que nos lo pensemos mucho antes de dar el paso de romper una relación.

Lógicamente, existen excepciones. Por ejemplo, aquellas parejas que rompen tras tan solo un año o menos de convivencia. Tal vez ello se deba a que algunas parejas deciden romper justo a tiempo, antes de adquirir compromisos que les aten necesariamente de por vida, como puede ser el hecho de tener hijos en común.

En esta línea, nuestra experiencia nos dice que, una vez se traspasa esa primera barrera temporal, las parejas suelen durar bastante más tiempo. De hecho, la duración media de matrimonio en España rondan los 16 años y la edad de ruptura se encuentra en una media de 45 años, según los datos que maneja el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La convivencia intensa durante las vacaciones y el tiempo extra de reflexión fuera del trabajo son, en nuestra opinión, las principales causas del incremento de los divorcios tras las vacaciones. Las parejas pasan mucho más tiempo juntas y es un hecho que la intensidad en la convivencia puede desatar rencillas y generar conflictos que quedan tapados durante el día a día cuando estamos inmersos en la rutina de los meses de trabajo.

No es casualidad que el número de divorcios aumentara exponencialmente tras la intensa convivencia que provocó la pandemia por COVID-19.

Como fruto de estos periodos de reflexión, muchas parejas dan el paso durante el mes de septiembre, pero también durante el mes de enero, tras las vacaciones de Navidad. La monotonía, el cansancio, las discusiones relacionadas con el cuidado de los niños o con la familia política… son algunos de los puntos de fricción que más frecuentemente encontramos entre las motivaciones de nuestros clientes.

Además, hay que tener en cuenta una cuestión técnica: dado que los juzgados cierran durante el mes de agosto, se trata de un mes en el que no puede tramitarse ningún divorcio o separación.

Este sentido, también nos encontramos con muchos casos de parejas que deciden dar el paso antes de las vacaciones. A veces, las fracciones y diferencias surgen antes de este periodo y lo que desean ambas partes (o al menos una de ellas) es descansar y evitar prolongar la relación y los trámites burocráticos durante más tiempo del necesario.

Por último, desde nuestro despacho también constatamos que los divorcios que se producen tras periodos de intensa convivencia son, en general, más conflictivos, y también es un hecho que nos encontramos con divorcios en todo tipo de rangos de edad.

Ya no es estigma separarse: las relaciones tienen una base más temporal y hay muchas parejas que, debido al paso del tiempo y a la vorágine de la rutina, ya no se reconocen la una a la otra.

Cuando esta situación llega, tras la crianza de los niños y con todas las metas vitales cumplidas -y teniendo en cuenta que la calidad de vida de la que disfrutamos en una edad avanzada es cada vez mayor-, muchas parejas optan por disfrutar de una forma diferente los últimos años de su vida. Y es que cuando sabemos que el tiempo es limitado, vivir de la manera deseada y rodeados de las personas adecuadas se convierte en una prioridad.

Desde este espacio queremos agradecer una vez más al equipo de OpinaCat una nueva invitación a participar en este programa.

Si tienes cualquier duda relacionada con Derecho de Familia, ponte en contacto con nuestro equipo de abogadas: estaremos encantadas de atender tu caso y asesorarte para que alcances la mejor solución a tu conflicto.